miércoles, 24 de abril de 2013



Reflexión: 
El chino leproso

—¡Señor, te bendigo porque me permitiste ser un leproso!
La enfermera, extrañada, le protestó:
—Pero...¿cómo podéis dar gracias a Dios por desgracia tal?
—Porque por ella vine al hospital de la Misión y hallé a mi Salvador, y voy al
cielo a vivir con el que tanto nos amó.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recursos


 
Gadget de animacion Social - Widgets para Blogger